Los 190 comerciantes que el 9  de julio de este año perdieron su mercancía en el incendio del bloque 27 de la Central Mayorista de Antioquia, continúan vendido sus productos en improvisados toldos ubicados a las afueras de las Malvinas.

Cansados de que la alcaldía no se pronuncie aún sobre su suerte, los afectados por la conflagración se reunirán hoy en el auditorio de la plaza para llamar la atención de la administración a la que, aseguran han pagado hasta 7 millones de pesos por el arrendamiento de los locales que se quemaron por un corto circuito.

Vanesa Calle, representante de los vendedores del bloque 27, explicó que si bien el censo de afectados registra a 190 personas, la cifra puede ser superior a  500 toda vez que cada uno de los trabajadores tiene personas a su cargo. Expresó que están indignados porque durante todo este tiempo el alcalde no ha ido a visitarlos y mucho menos ha dado luces de una alternativa para su condición.



Los comerciantes aseguran que los compradores no van con la misma frecuencia porque el calor y la falta de espacio para circular los incomoda, lo que ha representado millonarias pérdidas. Por eso esperan que en esta oportunidad el alcalde atienda el llamado y respete la tradición de familias que por 40 años han abastecido de frutas y verduras los hogares antioqueños.