Cuando las Farc insisten en mantener a menores en sus filas, comenten un crimen de guerra y atentan contra el deseo de los colombianas, de que se suspenda el reclutamiento