Al menos 2 mil estudiantes de Unguía y Quibdó, en Chocó, reciben los alimentos escolares en el piso de tierra, en una planta física que presenta fallas estructurales. Así lo indicó el Defensor del Pueblo de Urabá, William González, quien explicó que durante las visitas a las escuelas, detectaron que hay precarias condiciones de salubridad en el agua que se utiliza en los alimentos.  En Yuto y Alto Andágueda, Chocó, hay intermitencia  en el fluido eléctrico, lo que dificulta la refrigeración de los alimentos. Además, por la falta de infraestructura, los estudiantes comen por turnos de once minutos. De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, algunos estudiantes de Chocó reciben los alimentos después de la hora indicada, así que en los colegios se deja de entregar una ración por día.