Cargando contenido

Los menores experimentan la responsabilidad de ser padres a temprana edad.

Jóvenes cuidan a un bebé robot en Caldas, Antioquia.
Novedosa campaña para evitar los embarazos adolescentes en Caldas (Antioquia)
Cortesía Alcaldía de Caldas (Antioquia)

Cien bebés robots han sido entregados a 1.700 jóvenes, entre los 12 y 16 años en Caldas, Sur del Aburrá. Los muñecos tienen los comportamientos de un recién nacido: lloran cuando tienen hambre, frío o sueño. Durante una semana, los adolescentes viven en carne propia lo que es ser padres.

Los adolescentes, de manera voluntaria, se llevan los bebés para su casa y asumen la responsabilidad de cuidarlos. Algunos reconocen que los muñecos lloran tanto, que no los dejan dormir y han tenido que dejar de salir con amigos.

Lea además: Detienen a adolescente de 14 años por publicar videos sexuales de su exnovia

"Llegué a mi casa y el bebé empezó a llorar. Me daba impotencia porque al principio no sabía qué hacer ni qué tenía. En la madrugada, me despertó mucho. En ocasiones, mi mamá tenía que ir a levantarme porque  tenía mucho sueño. Luego empezaba a buscar las necesidades del bebé. Yo me cohibí mucho de salir para no ir con él. Esto me enseñó que no estoy preparado para tener un bebé", dijo el menor de 15 años.

A dos años de la novedosa campaña, los embarazos adolescentes en el municipio pasaron de 179 en 2016 a 141 en 2018, para una reducción del 30 por ciento. En lo corrido de 2019, van 55 casos, entre ellos, dos niñas menores de 14 años.

Le puede interesar: Más de 1.800 denuncias por irregularidades en programa de alimentación escolar

El alcalde de Caldas, Carlos Durán, destacó la experiencia de los jóvenes y los importantes resultados. "El propósito es que que experimenten, de manera clara, qué es tener un bebé, cuáles son sus responsabilidades y que entiendan que ser padres no es nada gracioso. Es una campaña muy particular, que nos ha dado muy buenos resultados".

El mandatario expresó que "el municipio venía con muchos problemas de madres solteras. La iniciativa, nos sirve para dictarles capacitaciones y prevenir más embarazos prematuros".

 

La campaña se adelanta en las instituciones educativas de Caldas. A los estudiantes les ponen una manilla con un sensor, para que el bebé identifique quién lo está cuidando. Así, evitan que familiares del joven asuman su responsabilidad. Los participantes y sus padres tienen el acompañamiento de psicólogos y asisten a talleres.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido