Cargando contenido

Bernardo Alejandro Guerra/Foto http://www.bernardoguerrahoyos.com


El retiro del esquema de protección en su residencia, luego de su retención por parte de 20 hombres de un grupo ilegal y el envenenamiento de su perro Bruno, en abril pasado, llevaron al concejal de Medellín, Bernardo Alejandro Guerra Hoyos, a un cuestionamiento fuerte contra el entonces comandante de la Policía, coronel Wilson Pardo Salazar.


En una sesión del Concejo, Guerra Hoyos se peguntó: “¿Al servicio de qué organizaciones criminales estaba el coronel Pardo”? Además, lo responsabilizó de la muerte de su mascota


 Esos señalamientos motivaron una investigación disciplinaria contra el concejal, como presunto responsable de los delitos de injuria y calumnia, conducta que en principio, la Procuraduría calificó como gravísima.


El concejal espera salir bien librado en este proceso y que reciban la declaración de los miembros de la comisión que presenciaron los hechos en el corregimiento Oro Bajo de Sabanalarga para el reasentamiento de esta comunidad.



La audiencia pública fue citada por el Procurador Regional de Antioquia, Ricardo Leiva Prieto para el próximo jueves 28 de diciembre.