Cargando contenido

La familia del niño pidió una condena más alta para el uniformado.

Audiencia contra exsargento Richard Antonio Pérez.
Exsargento segundo del Ejército Nacional, Richard Antonio Pérez.
RCN Radio Medellín.

Por el asesinato a golpes de su hijastro de cinco años de edad, en un hecho que estremeció a la comunidad antioqueña, la justicia sentenció a 33 años y 4 meses de prisión, al sargento segundo del Ejército Nacional, Richard Antonio Pérez.

 Los hechos investigados ocurrieron el 6 de febrero de 2016, cuando el niño fue llevado sin signos vitales a un centro asistencial de Medellín, luego de un vómito severo.

El padrastro aseguró que el menor presentaba dolor de estómago, luego de caerse de una bicicleta.

La versión fue descartada con el dictamen del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que estableció que el menor falleció a causa de traumatismos severos en los intestinos, el bazo, el páncreas y los riñones

Lea además: El emotivo mensaje de James Rodríguez a niño que conmovió por dedicatoria de un gol

Además, el niño presentaba una fractura en el antebrazo izquierdo que no fue tratada clínicamente, así como signos de maltrato físico y desnutrición.

Al referirse a la condena proferida por Juzgado 29 Penal del Circuito con funciones de conocimiento, la directora seccional de Fiscalías de Fiscalías de Medellín, Adriana María Villegas Arango, dijo que el suboficial fue hallado culpable de homicidio agravado con dolo eventual, porque quedó demostrado que la víctima recibía constantes maltratos físicos que finalmente terminaron con su vida.

La familia del niño rechazó la condena contra el sargento Richard Antonio Pérez, y pidió al Tribunal Superior de Medellín, que le aplique la máxima pena, para que pague por todo el sufrimiento al que sometió a su hijastro.

Más información: La historia detrás de la desaparición del niño de 5 años en Medellín

Así lo manifestó, Mirla Luz Atencio, abuela materna el menor. La señora aseguró que su hija Yeraldin Carrascal Atencio, no ha podido superar esta tragedia. "Los 33 años (de cárcel) es poquito para él, por todo lo que le hizo a mi niño, no tiene perdón de Dios. Mi nietecito era un niño juicioso. Yo quisiera que él por cada cosa que le hizo a mi nieto, me lo pagara una a una. Que pague", dijo la abuela.

Contra el sargento Richard Antonio Pérez, de 39 años de edad, y quien fue  capturado por servidores del CTI cuatro días después de los hechos, se abrió otra investigación por presunta tortura contra su hijastro, a quien tenía bajo su protección desde el 7 de diciembre  de 2013, cuando obtuvo un permiso del Ejército Nacional para pasar las vacaciones con el niño.

Durante las audiencias, la familia del menor denunció negligencia de las autoridades, para restablecer los derechos del infante y devolverlo a su hogar materno.

El fallo contra el suboficial fue apelado por la defensa y la Fiscalía General de la Nación ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido