Los cuatro uniformados de la Cuarta Brigada del Ejército que secuestraron y asesinaron a una menor de edad, en el municipio de Granada, Oriente antioqueño, tendrán que pagar una condena de 31 años de prisión cada uno, según sentencia confirmada por la Corte Suprema de Justicia.


En la ejecución extrajudicial de la joven de 16 años, quien fue reportada como guerrillera muerta en un supuesto combate, participaron el teniente Edwin Leonardo Toro Ramírez y los soldados profesionales Darwin Alejandro Echavarría Jaramillo, Antonio Bravo Restrepo y Francisco Javier Vanegas Céspedes.


Los hechos ocurrieron el 18 de septiembre de 2003, cuando Luz Stelly Morales Arias se encontraba en compañía de su familia y con engaños, la sacaron de su casa y la retuvieron manifestando que sería entregada al Icbf Bogotá porque se había dicho que supuestamente era parte de un grupo subversivo.


La adolescente fue conducida en compañía de una hermana por los militares a la vereda La Linda de esa población, donde estaban acantonados los soldados en la base militar artesanal de una finca vecina. Allí los militares le dijeron a la mujer mayor de edad que debía regresar para conseguirle ropa.


Dos días después, las fuerzas militares entregaron el cuerpo de la menor a la Inspección de Policía del vecino municipio de San Carlos, como supuesta guerrillera muerta en combate con tropas del Ejército Nacional.