Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Los cortes se realizarán en más de 15 mil usuarios de estos dos municipios del Valle de Aburrá
Foto archivo

El Consejo de Estado le ordenó a Empresas Públicas de Medellín (EPM) y a la Alcaldía de Bello adelantar acciones necesarias para remediar la falta de agua potable en varios barrios de este municipio del departamento de Antioquia, ante la falta de un sistema regular de acueducto y alcantarillado.

El alto tribunal descubrió que las familias afectadas por la falta del líquido son las que viven en los sectores El Pinar y Manantiales de la vereda Granizal, en ese municipio antioqueño. 

La orden del Consejo de Estado está encaminada a la instalación de un sistema de acueducto y alcantarillado y, mientras eso sucede, disponer de un medio idóneo para suministrar el servicio.

Lea también: Firma diseñadora del Chirajara acudirá a otras instancias tras laudo arbitral

“Ocuparse de su eventual preparación, ejecución y puesta en marcha o reubicar a la población afectada (...) Mientras se establece una solución definitiva a la problemática”, dijo el alto tribunal a través de un comunicado.

Los hechos que originaron la decisión se remontan a una acción popular que interpuso un grupo de ciudadanos en defensa de los derechos colectivos de los habitantes de El Pinar y Manantiales, quienes, ante la falta del servicio, se han visto abocados a recurrir a distintas fuentes alternativas de agua, que no solo han afectado y puesto en riesgo su salud sino que han elevado el riesgo de desastres en la zona.

El caso paso por el Tribunal Administrativo de Antioquia que, en primera instancia, le concedió la tutela a esos habitantes y “amparara los derechos reclamados mediante una serie de directrices encaminadas a solucionar los problemas de falta de acceso a agua potable que padece esta población”. 

Le puede interesar: Fiscal apartada del caso Odebrecht le envió fuerte carta a Francisco Barbosa

Así las cosas, lo que hizo el Consejo de Estado fue mantener orden y ratificar la responsabilidad de EPM y la Alcaldía. 

En la decisión también estableció una serie de compromisos a la Gobernación de Antioquia, la Corporación Autónoma Regional de Antioquia (Corantioquia) y el Ministerio de Vivienda frente a la situación. 

Se deberá hacer un censo de los habitantes de la vereda Granizal, que permita identificar las poblaciones vulnerables, con el fin de que EPM adelante los estudios y las obras para la construcción de un sistema de acueducto y alcantarillado. 

El Consejo de Estado dijo que si estos is estudios no son viables, las familias deberán ser reubicadas “en un lugar en el que sí puedan disfrutar de este servicio”. 

El fallo también señala que mientras no se produzca una solución definitiva, EPM y la Alcaldía de Bello deben garantizar el suministro de agua potable. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.