Cargando contenido

La Defensoría del Pueblo advirtió que el bajo cauce del río vulnera gravemente los derechos de las comunidades de ribereñas.

Cauce del río Cauca tras el cierre de la segunda compuerta de Hidroituango
La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) tiene abierto un proceso sancionatorio en contra de la Sociedad Hidroituango.
Colprensa/Álvaro Tavera.

El defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera, realizó un recorrido desde el municipio de Cáceres hasta Valdivia, en el bajo Cauca antioqueño, con el fin de verificar las condiciones ambientales y las afectaciones a las comunidades que allí habitan.

En una comunicación posterior la entidad advirtió que “en el recorrido se pudieron observar de primera mano los impactos sobre el segundo afluente más importante del país, apreciando que la situación presentada aguas abajo de la represa de Hidroituango puede resultar gravemente vulneratoria de los Derechos Humanos de estas poblaciones".

Lea aquí: Caudal del río Cauca por Puerto Valdivia superó los 200 m³ por segundo

La Defensoría se comprometió a indagar si las poblaciones afectadas contaron con transparencia, accesibilidad y publicidad de la información; además de la identificación de riesgos e impactos sobre los DD. HH. y la reparación de los daños causados.

En ese propósito se conformaron equipos que se desplazarán al territorio con el fin de evaluar la situación e identificar los impactos que la grave contingencia ecológica tiene sobre el goce efectivo de los derechos de las comunidades ribereñas.

Lea más en: Procuraduría también investigará el impacto ambiental sobre el río Cauca 

El pasado 16 de enero de 2019, Empresas Públicas de Medellín, EPM, cerró la compuerta número dos de captación de agua del proyecto hidroeléctrico Ituango, lo cual generó el descenso notable del nivel del río Cauca en el norte y bajo Cauca antioqueño, situación que se vio agravada el 5 de febrero al producirse la pérdida del caudal ecológico debido al cierre de la última compuerta.

Aquí las imágenes de la casa de máquinas de Hidroituango, luego de la inundación

La Defensoría advierte que pese a que el pasado 9 de febrero EPM puso en funcionamiento el vertedero y asegura que las operaciones sostenidas de evacuación del embalse no presentan ningún problema, la emergencia ambiental y social en las comunidades que habitan la ribera del río Cauca, continúa.

Finalmente la entidad hizo un llamado al diálogo entre la población, autoridades y Empresas Públicas de Medellín, que permita encontrar soluciones a los conflictos, en aras de lograr la garantía de los derechos de las comunidades y las medidas de prevención, mitigación, restauración y compensación del ecosistema.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido