Cargando contenido

Foto: Suministrada a RCN Radio



Más de 48 horas inundados completan los habitantes de Riosucio, Chocó, por las fuertes lluvias que desbordaron los niveles del río Atrato, el más importante del pacífico colombiano. Las aguas ingresaron hasta el cementerio local, generando una emergencia sanitaria por los daños en las tumbas y el riesgo de que algunos cadáveres salieran a flote.

La emergencia es tal, que los habitantes debieron ubicar muebles y objetos pesados contra las paredes de algunas tumbas, para evitar que los cuerpos flotaran o fueran afectados por la humedad. El alcalde de Riosucio, Luis Enrique Mena, confirmó que el municipio mantiene la calamidad pública, a la espera de las ayudas de la Nación, advirtió del riesgo de contraer enfermedades por las inundaciones en el cementerio y el represamiento de las aguas.

El mandatario explicó que Riosucio es un municipio de sexta categoría, por lo que no tienen los recursos necesarios para atender una emergencia de esta magnitud. Por eso, hizo un nuevo llamado al Gobierno Nacional para hacer un dragado en las bocas del río Atrato, debido a la vulnerabilidad del municipio que se inunda constantemente, en una de las regiones más lluviosas del mundo.

El Darién y el Bajo Atratro son las zonas de Chocó más afectadas por la segunda temporada invernal del año, situación que se agrava por la falta de dineros que poseen las administraciones locales para elaborar planes de mitigación del riesgo. Este año, más de 14 mil personas han resultado damnificadas por las inundaciones en el departamento.