Con difíciles condiciones de salubridad, 156 familias completan cuatro días albergadas en la cabecera municipal del Alto Baudó, debido a enfrentamientos entre ELN y las Autodefensas Gaitanistas. Las comunidades no han podido retornar porque no están dadas las condiciones de seguridad.

El defensor del pueblo, Luis Murillo Robledo, confirmó que la disputa por territorios de estos dos grupos armados ha puesto en riesgo a cinco comunidades indígenas y afrodescendientes de la vereda Peña Azul. Este desplazamiento desborda la capacidad de atención de las autoridades de esta localidad, lo que dificulta aún más la situación.

"Tenemos ya el censo detallado, por ahora la atención humanitaria la presta la Alcaldía, pero hay debilidad porque no hay la capacidad para atender una emergencia de esta magnitud. Ya hemos hecho los requerimientos desde la Defensoría para que otras instituciones entren a ayudar en los esfuerzos locales", replicó el defensor del Chocó.

De acuerdo con el representante del Ministerio Público en la zona ya hay presencia del Ejército para garantizar la seguridad de estas familias, conformadas en su mayoría por niños, adultos mayores y mujeres en embarazo.

La Defensoría del Pueblo de Chocó ha emitido en reiteradas oportunidades alertas tempranas por la situación que viven estas comunidades indígenas.