Tres localidades de Turbo quedaron inundadas por el desbordamiento del río del mismo nombre, que además afectó los cultivos, enseres y electrodomésticos de 60 familias. Las fuertes lluvias de esa zona del Urabá antioqueño rompieron un jarillón del afluente y provocó las anegaciones en los sectores de Yarumal, Bocas y Siete de agosto. El secretario de Planeación y coordinador de Gestión del Riesgo de Turbo, Andrés Felipe Maturana, sostuvo que esta semana sería reparado el jarillón. Sin embargo, se han activados los comités de emergencias porque las lluvias continuarán hasta diciembre. Las autoridades locales definirán en las próximas horas si declaran la calamidad pública para solicitar las ayudas al Gobierno Departamento o si con los recursos propios atienden a los damnificados. El Dapard mantiene en alerta roja por creciente súbita a los municipios aledaños a los ríos Cauca y de montaña en el Golfo de Urabá.