Cargando contenido

Foto: Quema de un vehículo en el sector, suministrada a RCN Radio



Un grupo de conductores que trabajan para la ruta 221 en la Comuna 13, occidente de Medellín, se declararon en paro indefinido, por el temor que generó la quema de una buseta de la ruta 225 que servía como alimentadora del sistema Metro, presuntamente, como retaliación al cobro de tiquetes electrónicos y no en efectivo, lo que no permite que los conductores sean extorsionados en los viajes.

Aunque el paro de buses afecta a tres mil personas, el secretario de Seguridad de Medellín, Andrés Tobón, aseguró que en el lugar sí hay condiciones de seguridad para que los conductores retomen su trabajo cuánto antes. En la zona permanece el Gaula Metropolitana dialogando con los habitantes, al paso que se trata de capturar a los responsables de quemar la buseta en las últimas horas.

Distinto al parte de tranquilidad que envió el secretario de seguridad, el líder de la Mesa de Derechos Humanos de la Comuna 13, James Zuluaga, aseguró que el mensaje que enviaron las bandas criminales es muy claro: "todos los buses, sin importar si cobran los tiquetes en efectivo o de forma electrónica deben pagar extorsión, de lo contrario quemarán los vehículos". Aseguró que la implementación de la Tarjeta Cívica, aunque es una buena estrategia, está poniendo en riesgo la vida de los conductores de buses.

Las tres mil personas afectadas por el paro de buses habitan en zonas como Belencito Corazón y Las Independencias, lugares donde desde la semana anterior el cobro de tiquetes de buses solo se hace de forma electrónica. Pese a este hecho de violencia, el objetivo del Metro de Medellín es que en el 2019 el 100 por ciento de los buses del Valle de Aburrá cobren los pasajes con la Tarjeta Cívica, para combatir la extorsión a los conductores.

Alcaldía no permitirá que el transporte informal se lucre del paro:

Al reiterar que en la Comuna 13 de Medellín hay condiciones de seguridad para que los conductores de buses suspendan el paro, el secretario de Movilidad, Humberto Iglesias, advirtió que no permitirán que los "chiveros" o conductores informales se beneficien del cese de actividades de una ruta de los buses alimentadores del Metro.

El secretario de Movilidad aseguró que pese al difícil momento que se atraviesa en el lugar, deben continuar con la lucha frontal contra el transporte ilegal. Por eso, afirmó que en la Comuna 13 permanecen la policía y los guardas de tránsito, vigilando que los denominados "chiveros" no se lucren del cese de actividades.

Según los habitantes del occidente de Medellín, en el lugar hay presencia de conductores de vehículos particulares cobrando entre 3 mil y 4 mil pesos para transportar a las personas afectadas por el paro de buses. Según la Alcaldía, esta práctica sigue siendo ilegal, sin importar que un grupo de conductores de buses se rehúsen a transportar los habitantes, luego de la quema de una buseta que comenzó a trabajar con el cobro electrónico de tiquetes, situación que al parecer molestó a los grupos armados del sector.