El entonces Párroco de la Iglesia El Limonar en el corregimiento San Antonio de Prado de Medellín, Óscar Albeiro Ortiz Henao, fue condenado a 19 años de prisión, en un fallo confirmado por la Corte Suprema de Justicia, que lo halló culpable de liderar un grupo de exparamilitares comprometidos con homicidios, desplazamientos forzados  y extorsiones.

El sacerdote  fue denunciado por el exalcalde Alonso Salazar Jaramillo, por el apoyo a los desmovilizados del bloque Cacique Nutibara, que comandó Diego Fernando Murillo Bejarano, alias “Don Berna”, quienes sembraron terror ese sector de la ciudad, entre el 2003 y el 2010.

En uno de los apartes de la  sentencia, dicen los magistrados, que el sacerdote  Henao Ortíz, capturado en el 2010, posaba de gestor de paz. Pero no lo era. Actuó, en cambio, como un jefe criminal que se creyó impune por vestir la sotana.

La Corte desestimó la solicitud de la Procuraduría para revisar el fallo de primera instancia, proferido por el  Tribunal Superior de Medellín. El prelado que estuvo 183 días prófugo de la justicia paga la condena en la cárcel de Puerto Triunfo, Antioquia.