Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Campesinos colombianos.
Campesinos colombianos.
Agencia AFP

Varias organizaciones sociales denunciaron que el grupo 'Los Caparrapos' estaría extorsionando a los campesinos del Bajo Cauca antioqueño que realizan labores de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos. Los delunciantes estarían cobrando una cuota del 10% del pago que reciben estas personas por el programa. 

A esta denuncia se sumaron organizaciones no gubernamentales del departamento, que presentaron un informe sobre las condiciones de derechos humanos en esas zonas flageladas por los hostigamientos armados.

En esos territorios el Gobierno Nacional comenzó este programa de sustitución que paga unos dos millones de pesos para cada familia que erradique las plantaciones de coca y comience una etapa de siembra de cultivos agrícolas.

De acuerdo con el abogado de la Corporación Jurídica Libertad, Johan Giraldo, si las comunidades campesinas se niegan a pagar esa extorsión de 200.000 pesos, el grupo armado atenta contra los líderes del proceso de erradicación.

“Los Caparrapos en el territorio han impuesto una cuota del 10% de los que reciben los campesinos en el Programa Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito. Por esta cuota, a quienes no la pagan el grupo ilegal atenta contra los líderes de estas comunidades, por eso es que decimos que estos delincuentes están tasando la vida de nuestros líderes sociales en 200 mil pesos", dijo Giraldo.

Esta situación sería una de las causas de los desplazamientos forzados de más de 730 campesinos en Tarazá. Según la misma Gobernación de Antioquia, el 80% de estas personas está vinculada al proceso de erradicación voluntaria de cultivos ilícitos.

Amenaza líderes

A través de una llamada, el representante de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, Germán Graciano Posso, fue amenazado de muerte por un paramilitar conocido en el Urabá antioqueño como 'Pollo'.

Así lo denunció públicamente esta organización, que informó que la familia del líder social también está declarada como objetivo militar.

Graciano, quien fue el reciente ganador del Premio Nacional de Derechos Humanos, ha sido intimidado en reiteradas ocasiones por los grupos armados, por su trabajo en defensa de los pobladores de San José de Apartadó, territorio que históricamente ha sido golpeado fuertemente por la violencia.

Uno de los miembros del Consejo de la Comunidad de Paz, Miguel Serpa, aseguró que las amenazas siempre han estado latentes para la asociación y en este caso a Graciano Posso le dijeron que lo podían asesinar en cualquier momento.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.