Cargando contenido

Foto archivo RCN Radio



La zozobra continúa en Cáceres, Bajo Cauca antioqueño, por el temor de 149 familias que resultaron desplazadas hacia la cabecera municipal y que aún no pueden regresar a sus cinco veredas de origen, donde persisten los enfrentamientos de grupos armados como el Clan del Golfo y el ELN.

Según el censo de las autoridades, son 386 personas que se encuentran en reales condiciones de desplazamiento que abandonaron sus hogares en las veredas Tamaná, Alto Ponciano, Campanario, El Tigre y Anará.

El director de la Unidad para las Víctimas en Antioquia, Jorge Mario Alzate, manifestó que la situación es preocupante porque si bien ya se les brinda atención a esas familias, aún no hay condiciones de seguridad para el retorno a sus hogares.

A pesar de ello, la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, sostuvo que en la zona ya hay presencia de la Fuerza Pública.

Las familias se encuentran albergadas en la Casa del Indígena en la cabecera municipal de Cáceres, donde reciben un acompañamiento psicosocial, atención en salud y entrega de alimentación y kit de aseo.

La Gobernación de Antioquia también lanzó un llamado al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para que intervenga en esta situación, pues hay 170 niños que se encuentran en el albergue.