Cargando contenido

Dentro de los implicados hay tres personas mayores de 70 años, una de ellas depende de un tratamiento médico.

Reclamantes de tierra
Cortesía Forjando Futuros

Según el Instituto Popular de Capacitación (IPC) la captura de nueve reclamantes de tierra por el presunto delito de desplazamiento forzado, no solo revictimiza a quienes fueron despojados de sus terrenos, sino que representa una extralimitación por parte de la Fiscalía y la juez, en tanto desconoce fallos anteriores. 
 
Así lo indicó Luz Nelly Osorno Ospina, presidenta del IPC, quien aseguró que dentro de los implicados hay tres personas mayores de 70 años, una de ellas que depende de un tratamiento médico y una pareja de esposos que fueron separados de sus dos hijos menores de edad. Estas actuaciones serán elevadas ante instancias internacionales para que sean revisadas. 

“Vemos que hubo una extralimitación. Creemos que lo que argumentan para declarar detención intramural no es justo. Los muestran con machetes, desconociendo que esas son también las herramientas que utilizan para su trabajo. Creemos que la Fiscalía debe investigar, pero hacerlo en ambos lados” dijo Osorno Ospina. 

Lea también: El balón está en la cancha del Gobierno: líder estudiantil sobre el paro.

Por su parte, la directora de Seguridad Ciudadana de la Fiscalía, Claudia Carrasquilla Minami, aseguró que el ente investigador tiene suficiente material probatorio que compromete a los capturados con una organización delincuencial que aprovechó la coyuntura de violencia en la zona de Urabá, para apoderarse de las tierras. 
 
El Instituto Popular de Capacitación y la fundación Forjando Futuros sostienen que las capturan hacen parte de una retaliación liderada por empresarios que ocuparon de manera ilegal y por más de 20 años, los predios que no les correspondían. 

Lea también: Capturan a presuntos asesinos de profesor universitario en Medellín.
 
En un comunicado, las organizaciones califican como repudiables las actuaciones del Fiscal y el juez, y señalan que desconoce la sentencia SU 648 de 2017, emitida por la Corte Constitucional y la providencia de la Corte Suprema de Justicia del 11 de diciembre de 2018, “que reconoció a esta comunidad como víctimas, ordenando la restitución de los predios”. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido