Cargando contenido

Cortesía/Varios vehículos fueron incinerados en medio de los disturbios en el Urabá antioqueño.



La tranquilidad retornó a las calles del Urabá antioqueño después de los desmanes ocurridos en las protesta por los tres peajes que instaló la ANI, de los cuales el de Riogrande y Cirilo fueron destruidos.

Sin embargo, las millonarias pérdidas ya se empezaron calcular y solo en Apartadó los daños superan los $1.000 millones.

Según el alcalde de la localidad, Eliécer Arteaga, las protestas se vieron opacadas por vándalos que quebraron los vidrios del palacio municipal, fueron incinerados 24 vehículos, maquinaria amarilla y se robaron cementos para las obras y motos que estaban en los parqueaderos del tránsito.



Los disturbios en el Urabá dejaron dos personas muertas, un joven en el centro de Apartadó y un ayudante bus de Chigorodó, y nueve uniformados lesionados, entre ellos el comandante de la Policía de Urabá, coronel Luis Eduardo Soler.

Las autoridades ya capturaron a 36 personas que participaron en los actos vandálicos en los que tres alcaldías fueron atacadas juntos a escenarios públicos.