Gloria Elena Blandón/Foto RCN Radio Medellín

La Defensoría del Pueblo notificó a la defensora regional en Antioquia, Gloria Elena Blandón, que fue declarada insubsistente . La decisión se tomó luego de que trabajadores la señalaran de acosarlos laboralmente y ella denunciara amenazas de muerte en su contra.

Gloria Elena Blandón dijo que el defensor del Pueblo, Alfonso Cajiao, no le brindó protección y prefirió alejarla del cargo para evitar que un escándalo en la institución afectada sus aspiraciones en el Consejo de Estado.

"Pasaré a la Procuraduría en Antioquia a colocar la queja en contra del doctor Cajiao porque me violentó el derecho a mi defensa y al debido proceso. Que a él le preocupaba que pretendía ser consejero de Estado y esto lo perjudicaba", señaló.

La defensora regional explicó que una fuente humana le contó que estaban planeando un atentado en su contra y responsabilizó a los trabajadores que denunciaron el presunto acoso laboral de estas intimidaciones.

"Seis empleados que pertenecen al sindicato manifestaron que yo los acosaba laboralmente y, a raíz de esto, nacieron las amenazas. Se presume que viene justamente de este grupo de personas", dijo Blandón Velásquez.

Según la funcionaria de Ministerio Público, las diferencias con sus trabajadores radicó en que les exigió que cumplieran un horario laboral, sancionó las llegadas tardes, se negó a ampliar a dos horas el tiempo de almuerzo y pidió mejor atención a los usuarios de la Defensoría.

La Policía le brindó un esquema de seguridad temporal a Gloria Elena Blandón, mientras la Unidad Nacional de Protección hace un estudio definitivo sobre su riesgo.

Denuncia de trabajadores  La profesional Especializada de la Defensoría del Pueblo, Rosa Marulanda, denunció que la defensora, Gloria Elena Blandón, ha tenido tratos discriminatorios por el lugar donde vive y ha sido víctima de acoso laboral.

Según la funcionaria de la Dirección de Atención y Trámite de Quejas, Blandón Velásquez la ha rediculizado en público y le asigna tareas que no corresponden a su cargo.

"Me asingaba funciones que no están en el manual . En reunioenes, con mis compañeros, haciendo referencia a problemas familiares, comentarios que yo vivía en determinado barrio no era una persona confianza y de mala procedencia", señaló la funcionaria.

En contraste, la defensora del Pueblo respondió que hay funcionarios que trabajan seis horas diarias y no responden a tiempo las solicitudes de los ciudadanos.

"La gante llegaba a las 9 de la mañana y se iba a las 3 de la tarde. El trato que me daba el conductor. Estos abogados se quedan 90 días son responder y quince días sin aceptar el reparto que se les ha hecho", dijo la funcionaria.

Un grupo de 38 trabajadores firmó una carta de dos páginas en las que rechazó las acusaciones contra la defensora, a quien destacó por su gestión en los casi tres años que ocupó el cargo en Antioquia.