La Procuraduría confirmó la destitución e inhabilidad por 20 años en contra del capitán del Ejército Iván Andrés González Villafañe y  otros cuatro uniformados, al encontrarlos disciplinariamente responsables por homicidio en persona protegida por el Derecho Internacional Humanitario. Los hechos están relacionados con la muerte de Fabio Nelson Rodríguez, ocurrido el 18 de marzo de 2005 en la vereda Llanos de Urarco, en el municipio de Buriticá, Occidente antioqueño. El campesino fue presentado por las Fuerzas Militares como guerrillero muerto en combate. Según la investigación, los militares retuvieron a Rodríguez contra su voluntad y lo llevaron a un lugar apartado de la vereda donde lo asesinaron. Luego, acomodaron la escena de los hechos para argumentar que lo sucedido había ocurrido durante un enfrentamiento con miembros de un grupo ilegal armado. Para el Ministerio Público, en el proceso se demostraron las innumerables mentiras y contradicciones en que incurrieron los disciplinados, que permitieron comprobar su responsabilidad en el crimen. Por el homicidio, la Procuraduría destituyó al capitán González Villafañe y al sargento viceprimero Germán Solarte Mora, mientras que los soldados profesionales Juan Santiago Guerra Álvarez, Carlos Andrés Agudelo Zapata y Jeimin Valoyes Murillo fueron destituidos e inhabilitados por el término de 15 años.