Papa Francisco/Foto @elpapacol

Desde Medellín, el Papa Francisco envió un fuerte mensaje en contra de la corrupción de las personas y también de las instituciones, como la Iglesia. Delante de 12 mil sacerdotes y sus familias en La Macarena, afirmó que nadie puede servir a dos señores: a Jesús y al dinero. El Obispo de Roma señaló que el “diablo entra por el bolsillo”, al considerar que una vez la ambición y la corrupción se apoderan de alguien, nunca más lo sueltan. https://twitter.com/elpapacol/status/906635298523754496 El Sumo Pontífice reiteró que hay que buscar la tranquilidad, sin apegarse a los “intereses materiales” que solo llevan a la “torpeza del afán del lucro”. Pidió a los religiosos y a los laicos, estar atentos a la corrupción y a la ambición, porque desalojan a Dios de la vida.