Diez asesinatos ocurrieron este puente festivo en Medellín, en la clausura de la Feria de las Flores. Las muertes violencias ascendieron a 321, tres casos más que en el mismo periodo de 2016.

En el barrio Popular, Walter David Rengifo Gómez, de 41 años, recibió varias heridas con arma blanca en su vivienda, al parecer, por evitar el hurto de sus pertenencias.

En el barrio Buenos Aires, Víctor Hugo Ayala Rodríguez, de 39 años, conocido como “El Loco”, fue atacado con arma de fuego en un aparente ajuste de cuentas por una riña que tuvo horas antes del crimen.

En el barrio Laurales, desconocidos dispararon en varias oportunidades a Santiago Toro Trujillo, de 32 años, quien murió por las graves heridas en la cabeza, tórax y antebrazo.  El hecho ocurrió en una barbería del sector.

En el corregimiento San Cristóbal, fueron hallados los cuerpos de dos hombres de 30 y 35 años en plena vía pública, con varios impactos de arma de fuego.

En el barrio Toscana, un joven de 15 años murió por varias disparos que le habría propinado un policía en medio de una riña. El adolescente intentó defender a un perro que, al parecer, era maltratado por un familiar del uniformado.

En el barrio San Benito, bomberos rescataron del río Medellín el cuerpo de un hombre, entre los 20 y 25 años, quien tenía heridas con arma blanca.

En una vivienda del corregimiento Altavista,  fueron hallados los cuerpos de Alejandro Lotero Céspedes y Elkin Alfonso Tobón. Al alrededor, había vainillas de armas de fuego y cocacína.

En Robledo Aures, la policía investiga el asesinato de Víctor Daniel Vélez Higuita, de 32 años, baleado frente a su casa cuando departía con su novia y algunos amigos.

Y en el barrio la Pradera de San Javier, Víctor Ovidio Londoño, de 44 años, fue atacado con arma de fuego mientras bebía licor con un grupo de amigos.