Cargando contenido

Paro Chocó / Foto cortesía Leonardo Montoya



La tensión por las protestas en varios municipios de Chocó para reclamar mayor inversión del Gobierno Nacional sigue en aumento, y una posible negociación cada vez parece más lejana. Las jornadas de movilizaciones completan siete días y ya son cerca de 200 mil personas concentradas en Quibdó.

Dilion Martínez, vocero del Comité por la Dignidad y Salvación de Chocó, aseguró que la protesta se alargará el tiempo que sea necesario. Afirmó que la indignación sigue en aumento, especialmente entre los estudiantes jóvenes que son difíciles de controlar, por lo que hizo un llamado al Gobierno para que intervenga antes de que la violencia se apodere de las manifestaciones.

"El nivel de indignación que hay es demasiado grande, los estudiantes son muy difíciles de controlar, le pido al Gobierno que contenga la situación, pero no podemos olvidar que el cumplimiento de los acuerdos pactados hace un año no supera el 5 por ciento, hay 11 municipios donde no hay electricidad y sus habitantes siguen cocinado con mechones y petróleo".

La tensión en Chocó aumentó luego de que varios manifestantes ingresaran a la fuerza a las sedes de instituciones estatales  como la DIAN, el Sena y el Icetex para desalojar a los empleados que optaron por cumplir con sus jornadas.

Según los líderes del Paro Cívico, el desalojo fue pacífico y el objetivo es que los empleados de estas organizaciones puedan participar de las protestas. Además, aseguró que el personal  de estas instituciones estaría trabajando bajo presión desde el eje central en Bogotá.