Dos menores de edad activaron accidentalmente un arma de fuego abandonada, cuando regresaban a su casa por un camino de la vereda Alto Bolívar de Puerto Berrío, Magdalena Medio antioqueño.

La niña de tres años sufrió fractura expuesta de su brazo derecho, mientras que su hermano de 14 años sufrió heridas en el tejido blando de uno de sus brazos.

El capitán Celio Salazar, comandante del Distrito 2 de la Policía en Puerto Berrío, indicó que este tipo de armas artesanales ponen en riesgo la vida de las personas y los animales.

Indicaron las autoridades que el menor de 14 años ya fue dado de alta, mientras que su hermana de tres  permanece interna en el hospital de Puerto Berrío. La policía investiga si el arma de fuego había sido utilizada para la casería ilegal.