Cargando contenido

Foto: Cortesía.



Los más de 20.000 trabajadores entre comerciantes, taxistas, conductores de servicio público y hasta recolectores de basuras, que se sumaron al paro cívico en Urabá, comenzaron a retornar a sus actividades en las últimas horas.

El presidente de la Asociación de Comerciantes de Urabá, Jaime Urrea, dijo que la promesa no oficial, de que el cobro de los tres peajes en el eje bananero a partir del lunes primero de enero sería suspendido y se discutiría dicha decisión con la comunidad, permitió el levantamiento del cese de actividades.

Hasta el momento ni la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, encargada de los tres nuevos peajes y ni el Ministerio de Transporte se han pronunciado sobre una posible suspensión de este cobro.

Sin embargo Jaime Urrea, líder del paro cívico concluyó que si la iniciativa continúa en pie y no se toma en cuenta la petición de reubicar los peajes, la comunidad está dispuesta a iniciar un paro indefinido desde este primero de enero, fecha en la que inician dichos cobros.

Solicitud


La solicitud de la comunidad es trasladar las casetas a las afueras de Urabá, para que el pago sea asumido por viajeros de otras regiones y no por los habitantes de estas localidades, insistió Jaime Urrea.

Durante la jornada de protestas fueron instaladas vallas con la imagen de un niño afrodescendiente detrás de una reja y la siguiente frase: “¡Urabá no puede ser encerrada! Reubicación ya de peajes. Por la defensa de la familia y los trabajadores”. La Policía, el Ejército y los alcaldes lideraron un consejo de seguridad para analizar los impactos de la manifestación.