En Medellín, el presidente de la Asociación Colombiana de Minería, Santiago Ángel Urdinola, expresó la preocupación del gremio por el cartel de explosivos que estaría beneficiando a la minería criminal e ilegal en el Bajo Cauca y Nordeste antioqueño. Estos detonantes, que en su mayoría es el Indugel que sólo la produce y otorga Indumil,  se comercializan de manera ilegal por miembros de bandas criminales o avivatos que se aprovecharían de los fuertes requisitos para obtenerla, por lo que cobran hasta cinco veces más sobre su precio real. El directivo gremial pidió que haya medidas para controlarlo y que se aplique todo el peso de la ley para quienes trafican con estos explosivos que promueven la minería ilegal. Por su parte, la secretaria de Minas de Antioquia, Liz Margaret Álvarez, señaló que desde esta dependencia se entrega una autorización en los planes de manejo y obras para la explotación minera, pero es Indumil que en últimas verifica a quien entrega el explosivo. Sin embargo, se está fortaleciendo un protocolo para mayor seguridad en el uso de este material bélico. La funcionaria agregó que se han generado unos protocolos para cruzar información y hacer un seguimiento en compañía de las tropas de Séptima División para que los explosivos que se entregan si se usan para la mina autorizada y se gasta la cantidad indicada, para evitar que con los excedentes se profundice el comercio ilegal de Indugel.