Cargando contenido

Sobrevuelos en helicóptero permitieron detectar que en dos sitios hay movimientos de masa, lo que podría generar nuevos deslizamientos.

Avalancha
Defensa civil

Poco a poco los habitantes del corregimiento de Puerto Venus de Nariño, en el oriente de Antioquia, se recuperan del impacto emocional que les dejó la avalancha de las últimas horas, la cual destruyó 12 viviendas, afectó una escuela rural y dañó el puente de acceso. Las más de 50 familias damnificadas comenzaron a recibir ayudas humanitarias y permanecen en albergues de la alcaldía.

Aunque las lluvias han cesado en la zona, las autoridades permanecen en máxima alerta, pues los terrenos siguen inestables. El alcalde de Nariño, Carlos Arturo Marín, confirmó que los nuevos sobrevuelos en helicóptero permitieron detectar que en dos sitios hay movimientos de masa, lo que podría generar nuevos deslizamientos.

"Estamos monitoreando la quebrada, en dos lugares se sigue represando el agua, estamos vigilando por si tenemos que evacuar nuevamente a la comunidad. Con ayuda de Cornare  estamos haciendo un jarillón, aún seguimos con las obras".

Aunque agradeció la ayuda de la corporación autónoma de la región, el alcalde de Nariño lamentó los tantos trámites que deben hacer los municipios para acceder a recursos para obras preventivas. El mandatario aseguró que a los municipios alejados del país "los dejan esperando" para acceder a los dineros y que "son pocas las instituciones" que se vinculan.

"Estamos esperando otros dineros para las obras pero es difícil, la ola invernal ha estado fuerte en todo el país, no es suficiente, nos quedamos esperando, siempre hay mucho tramite para presentar un proyecto, son pocas las instituciones que llegan".

Pese a la magnitud de la avalancha, la tragedia pudo haber sido mucho mayor, toda vez que la alcaldía alcanzó a evacuar a 1.200 campesinos de siete veredas, antes de que los escombros y piedras llegaran a la zona habitada. 

Unidades del Ejército y la Policía continúan en el sitio apoyando la movilización de las personas con discapacidades o de edad avanzada. Los uniformados también vigilan que los damnificados no vuelvan a los sitios de alto riesgo, ya que los terrenos podrían volver a desprenderse.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido