El cobro de extorsiones y el temor al reclutamiento de menores son los motivos del destierro.

Desplazados Cáceres
El Ejército desplazó a 1.030 de sus hombres para retomar el control de la zona.
Gobernación de Antioquia

Las comunas de Robledo y San Javier son las más afectadas por el desplazamiento forzado, en los primeros meses del 2018 en Medellín, donde en total se han reportado 348 casos, en hechos que preocupan a los defensores de derechos humanos y a la comunidad.

En estos sectores de la ciudad se mantiene una disputa por el control territorial por parte de grupos de delincuencia organizada, por lo que las autoridades deben mejorar la seguridad, explicó el Personero, Guillermo Durán Uribe.

Según la Personería, las familias abandonan sus hogares debido a las amenazas por negarse a pagar extorsiones y también por el temor a que sus hijos menores de edad sean reclutados por combos criminales.  

Esta situación no es propia de las comunas 7 y 13, recordemos que el año pasado en el corregimiento de Altavista, más de 100 personas padecieron el desplazamiento intraurbano por cuenta de las disputas entre los combos ilegales. 

En esa oportunidad se presentó un alto índice de deserción escolar que obligó a la administración municipal a tomar medidas con puestos de control en el sector e invitar a los niños y jóvenes a regresar al colegio. 

Las balaceras que se han registrado en la última semana en esta zona, y que por ahora dejan 4 víctimas, mortales prendieron nuevamente las alarmas de las autoridades por la probabilidad de que otra vez las personas abandonen sus hogares. 

El desplazamiento en estas zonas está acompañado por la extorsión a comerciantes, habitantes y transportadores, imposición de fronteras invisibles y microtráfico. 

Con el apoyo del Ministerio Público, la administración municipal brinda ayuda humanitaria a las víctimas, mientras se dan las garantías de seguridad para el retorno, confirmó Durán Uribe.  

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido