Indira Herazo, compañera sentimental del jugador de Rionegro Águilas,  Hanyer Mosquera, aseguró que el defensor le propinó múltiples golpes en su rostro, le haló el cabello y le dio varias patadas en el piso,  cuando estaban en el ascensor y en los pasillos,  sin importar que está en licencia de maternidad.

Según la mujer, la pareja tiene una hija de 30 días de nacida, y el futbolísta la golpeó después de pasar el puente festivo tomando licor con unos amigos, lo que le ocasionó una suspensión del equipo Rionegro Águilas.

"Se enloqueció. Empezó a halarme el cabello, me arrastró por todo el piso, yo comencé a gritar y a pedir auxilio. Yo seguí corriendo y él se fue detrás de mí. Tengo una niña de 30 días de nacida. El nacimiento fue por cesárea", dijo la mujer.

Cuando estaba en embarazado, el jugador oriundo de Itsmina, Chocó, también la maltrató físicamente y no la dejó ingresar a su vivienda, señaló Indira Herazo.

"Cuando estaba embarazada me levantó a patadas y puños y no me dejó entrar a la casa. Me tocó buscar dónde dormir en Rionegro porque yo soy de la costa", puntualizó.

El comandante encargado de la Policía Antioquia, Coronel Giovanny Buitrago, aseguró que "él actualmente se encuentra con medida de aseguramiento determinada por un juez y estamos esperando que le den cupo en un centro carcelario para trasladarlo". 

En un comunicado, Rionegro Águilas rechazó la agresión física y la tildó como una "falta grave" que será enviado al Comité de Disciplina del Club. Un juez envió a la cárcel a Hanyer Mosquera, por el delito de violencia intrafamiliar agravada.

[imagewp:273430] Comunicado Rionegro Águila