Cargando contenido

Foto: AFP



En cumplimiento de un fallo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Estado pidió perdón a la familia de Rubén Darío Arroyave Gallego, un recluso en situación de discapacidad mental que fue secuestrado y posteriormente asesinado en El Bagre, Bajo Cauca Antioqueño.

Por intermedio de la Consejera Presidencial de los Derechos Humanos, Paula Gaviria, el gobierno nacional exaltó la memoria de Rubén Darío, se solidarizó con sus familiares para aliviar un poco los años de dolor por un hecho de violencia que no debió ocurrir.

En el camino de la paz y la reconciliación, casos como el de Rubén Darío Arroyave, no se pueden repetir jamás en el país, manifestó la funcionaria, en el acto público de perdón, en el que sus allegados de la víctima expresaron tranquilidad porque después de una larga batalla jurídica se hizo justicia.

El 17 de septiembre de 1995, hombres armados  incursionaron en el centro carcelario y secuestraron al interno, con el agravante que las autoridades no reaccionaron para impedirlo.

Un año después, la familia interpuso una demanda contra el Inpec, la cual no fue admitida por el Tribunal Administrativo de Antioquia, al considerar que el crimen no fue cometido por servidores públicos.

Es por ello, que la familia Arroyave Gallego acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que logró una conciliación entre las partes.