En las subregiones del Norte, Nordeste, Bajo Cauca y Oriente antioqueño, las autoridades están en alerta máxima por la presencia del ELN y con el fin de prevenir acciones terroristas como las ocurridas en Barranquilla, las cuales que dejaron, siete uniformados muertos y más de 40 heridos.

Por orden del director Nacional de la Policía, general Jorge Hernando Nieto, en estos territorios se aumentó el pié de fuerza con 600 policías que tendrán el apoyo del Ejército para garantizar la seguridad de la población civil, confirmó el comandante Operativo de la Policía Antioquia, coronel Javier Castro.

Con excepción del Oriente antioqueño, el orden público ha estado alterado en las otras zonas de influencia del ELN. En Yarumal fueron asesinadas personas en incursión de hombres armados. En Segovia, delincuentes quemaron diez vehículos de la empresa que construye una vía y en Cáceres, se reportó el homicidio de un líder indígena y el desplazamiento forzado de más de 400 pobladores.