Fabricato inició hoy la suspensión de actividades industriales, medida que se extenderá por dos semanas.

A través de un comunicado interno, fechado el 10 de agosto, la compañía le explicó a sus trabajadores que esta situación es el resultado de las condiciones negativas de la economía del país, del debilitamiento de los aranceles de importación, de la masiva importación de prendas y telas.

Así mismo indicó que es resultado del contrabando de productos textiles, circunstancias que han afectado de manera sistemática las ventas.

Eugenio Orozco, presidente del sindicato de Fabricato, indicó que la mayor preocupación de los trabajadores es la falta de acciones por parte del Gobierno para darle solución a la crisis del sector.

Aseguró que están en riesgo muchos puestos de trabajo cuyos contratos se vencen entre octubre y noviembre de este año.

Según Enrique Gómez, vicepresidente de la Cámara Colombiana de la Confección, un millón 800 mil empleos del sector textil están en riesgo, debido a la falta de acciones del Gobierno nacional para equilibrar los aranceles y para combatir la gran cantidad de contrabando que ingresa desde otros países.