Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Tras una década, Farc entregan restos de secuestrados en Antioquia

Foto: RCN La Radio


El 8 de mayo de 2003, 14 guerrilleros del quinto frente de   las Farc secuestraron en una finca de Mutatá, Urabá antioqueño, al ganadero, Joaquín Emilio Sierra García, de 84 años, y desde entonces, su familia pidió su libertad, porque se encontraba en mal estado de salud.


En varias oportunidades, los secuestradores exigieron millonarias sumas de dinero por el rescate, y luego por la entrega del cuerpo que estaba enterrado en las selvas del Nudo de Paramillo, dijo su hijo, Darío Sierra Aguilar, quien desde la Fundación Caminos de Esperanza Madres de La Candelaria, lideró la batalla para que las Farc le devolviera a su padre.


"Hasta el día de hoy no teníamos información de él, solamente llamaban a pedir rescate aunque ya sabíamos que lo habían asesinado. Luego empezaron a extorsionarnos para devolvernos los restos", señaló el familiar.


Hoy, 13 años de después, la familia de don Joaquín Emilio puede sanar las heridas causadas por este crimen cometido por las Farc, pero considera que el grupo guerrillero no ha cumplido con los acuerdos de La Habana, para la entrega de los cuerpos y la liberación de los secuestrados, manifestó Darío Sierra.


"Hemos trabajado mucho para el perdón y reconciliación, pero a ese grupo le falta mucho. Cuánto hemos dialogado y son pocos los cuerpos devueltos y las personas liberadas, y la paz se construye con hechos", puntualizó.


Otra familia antioqueña, la del ingeniero forestal, Norman Alzate Cano secuestrado por las Farc, en Apartadó, el 8 de febrero de 2005, también recibió sus restos.