Organizaciones sociales confían en que la Fiscalía esta vez sí investigue al senador Álvaro Uribe Vélez, por su presunta responsabilidad en el asesinato del defensor de derechos humanos, Jesús María Valle Jaramillo, ocurrido en febrero de 1998, tal como lo ha ordenado en reiteradas ocasiones el Tribunal Superior de Medellín.

Mauricio Herrera Valle, sobrino del líder asesinado y presidente de la Corporación que lleva su nombre, aseguró que hay varios testimonios de exjefes paramilitares como Salvatore Mancuso y Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, que comprometen al expresidente con el homicidio y con las masacres de 20 campesinos en los corregimientos El Aro y La Granja de Ituango.

La compulsa de copias contra Uribe Vélez y varios oficiales de la Fuerza Pública, entre ellos el general en retiro, Carlos Alberto Ospina, la ordenó el Tribunal Superior de Medellín, al confirmar la sentencia de 30 años de prisión contra los hermanos, Jaime y Francisco Angulo Osorio, como determinadores del homicidio del presidente del Comité de Derechos Humanos en Antioquia.

Uno de los apartes de la sentencia dice que “la gobernación de Antioquia y sus funcionarios de más alto rango patrocinaron las Convivir, que fue el apoyo de los particulares a las Autodefensas, es decir, las ayudaron con sus actuaciones positivas o negativas y permitieron la comisión de delitos. Ello se tiene que investigar y juzgar”, advierten los magistrados de la Sala Penal.

En su cuenta de Twitter, el congresista antioqueño se defendió de las acusaciones y manifestó que hay, "miles de folios en esas investigaciones, toda clase de presiones en mi contra, nada creíble que me comprometa. Soy combatiente de las ideas pero no un delincuente", aseguró.