Cargando contenido



El director de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social, Corpades, Fernando Quijano, considerado el defensor de derechos humanos más destacado de Medellín, anunció que se retira del análisis del conflicto y que no volverá a hacer denuncias públicas, luego de recibir una amenaza donde advierten que su familia "será picada", si sigue denunciando que en la ciudad hay presencia de tres carteles mexicanos de la droga.

Fernando Quijano, quien durante 20 años ha liderado fuertes investigaciones del crimen en Medellín, lamentó que no haya garantías de seguridad para seguir denunciando que en la ciudad hay presencia de los carteles del Sinaloa, Los Zetas y Jalisco Nueva Generación. Por eso, aseguró que el crimen logró callarlo, pues la vida de su familia es más importante.



Por su parte, el subsecretario de Derechos Humanos de Medellín, Carlos Arcila, lamentó las amenazas de muerte que recibió la familia de Fernando Quijano. Aseguró que la Policía debe preservar la integridad del analista del conflicto y afirmó que la institucionalidad tomará todas las cartas en el asunto.



Fernando Quijano advirtió que uno de los abogados de su corporación ya fue capturado, tras ser "enlodado" con falsas declaraciones sobre vínculos con cabecillas. Alertó que oficiales del Gaula Metropolitano estarían trabajando con los ilegales, sin que la institucionalidad haya tomado hasta ahora cartas en el asunto.