Cargando contenido

Foto referencial de archivo


Con un partido de fútbol, 14 reclusos de la cárcel de Amagá, pretendían distraer a la guardia mientras rompían los barrotes  para darse a la fuga, la cual fue frustrada por el personal de custodia.

El alcalde de Amagá, Wilser Darío Molina, explicó que los internos, todos condenados a 20 años de prisión, cubrieron con sábanas las ventanas del penal y sincronizaban los golpes del balón con los ruidos de la segueta para no ser descubiertos.



El mandatario pidió el traslado urgente de presos que por su peligrosidad no deben estar en una cárcel municipal.

La seguridad en el centro carcelario fue reforzada y los guardias adelantan requisas para evitar que se repitan intentos de fuga que pongan en riesgo la vida de los demás internos.