Cargando contenido

Gobernador de Antioquia, Luis Pérez/Foto @Luis_Perez_G



Por primera vez desde que asumió como gobernador de Antioquia, el mandatario Luis Pérez confesó la pasión que tenía por la quema de pólvora  y de los eventos donde se detonan estos artefactos. Se trata de los mismos elementos que ya le causaron heridas y amputaciones a 15 personas en el departamento durante los primeros días de diciembre.

En un curiosa confesión, el Gobernador de Antioquia aseguró que él fue "polvorero" y que cada diciembre una de sus mayores pasiones era quemar los detonantes y las luminarias, por lo que nunca se perdía una procesión o un evento donde se utilizara polvora. La declaración se conoce justo cuando el departamento registra un aumento del 225 por ciento en personas quemadas.

"Yo fui polvorero, no había diciembre que yo no quemara pólvora, yo quemaba muñecos en las calles, era legal, me encantaban las procesiones con voladores, escribí un artículo que se llama Dios Bendice la Pólvora. Así como yo cambié antes de ser gobernador, tenemos que trabajar en una cultura educativa para que la pólvora se convierta en otra diversión".

Tras la curiosa intervención sobre su extinta pasión por la pólvora, el gobernador Luis Pérez se une a la lista de funcionarios antioqueños que han dejado en evidencia su pasión por estos artefactos, pues recordemos que el gerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia, Mauricio Tobón, perdió un ojo por la pólvora y el alcalde de La Ceja, Elkin Ospina, sufrió heridas en una mano.

Con los 15 quemados en la temporada decembrina, Antioquia ocupa el primer lugar de heridos en el país, pues según el Instituto Nacional de Salud, el departamento registra el 72 por ciento de los casos ocurridos en todo el territorio nacional. Durante el año, más de 115 personas se han quemado con pólvora en el departamento