Cargando contenido

El motivo es la poca velocidad de los drones usados en este proceso.

Cultivos de coca
Cultivos de coca en Tumaco (Nariño).
Foto: Colprensa

Los dos drones que fueron inaugurados hace un mes en Antioquia para ayudar a fumigar los cultivos de coca, no están funcionando a la velocidad esperada por las autoridades. Estos aparatos pueden volar con 13 kilos de glifosato, pero deben ser llevados hasta las zonas con las plantaciones ilegales, lo que genera demoras.

Por eso el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, anunció que en una carta dirigida al presidente Iván Duque pedirá autorización para usar helicópteros en la fumigación. Estas aeronaves podrían asperjar entre 120 y 200 hectáreas por día y tendrían sensores que alertarían si el glifosato se sale de las zonas permitidas.

Lea también: Despegó fumigación de coca con drones en Antioquia

"Los drones no tienen la velocidad que estamos buscando, hay que llevarlos al lugar que vamos a fumigar y ese transporte nos demora. Por eso estamos buscando mecanismos adicionales, los helicópteros pueden fumigar hasta 200 hectáreas por día", dijo el mandatario.

Aunque el costo de la operación de los helicópteros será mucho mayor al de los drones, la gobernación defendió la propuesta argumentado que las aeronaves pueden cargar hasta 80 kilos de glifosato. Para evitar que el químico perjudique a los animales o al medio ambiente, volarían a una altura entre 4 y 10 metros. 

Finalmente, las autoridades informaron que las minas antipersonal que los criminales siembran para evitar la erradicación manual dejan 32 personas heridas este año. Las víctimas son 15 soldados, 10 civiles y 7 policías. Con esta cifra, Antioquia sigue siendo uno de los departamentos más afectados por estos artefactos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido