Cargando contenido

En lo que va del año, 2.000 campesinos han sido desplazados de sus hogares.

ELN
AFP

Los hostigamientos y homicidios selectivos de grupos armados ilegales causan el confinamiento de decenas de familias en más de 20 veredas de Cáceres, Tarazá y Caucasia en el Bajo Cauca antioqueño.

Según las autoridades, estos grupos son la guerrilla del ELN, Los Caparrapos y el Clan del Golfo quienes sostienen reiterados combates por quedarse con el control territorial, donde hay alta presencia de cultivos ilícitos y la minería ilegal. Lo que ha ocasionado durante todo el año un desplazamiento masivo de al menos 2.000 personas.

Según un líder campesino, los hombres armados amenazan a las familias que no lograron salir, de que si se van ya no pueden regresar. Lo que tiene en zozobra a esas veredas sobre todo en Alto El Tigre, Anará, Los Azules y Los Mangos.

La alteración al orden público del Bajo Cauca cada vez es más compleja, tanto así que el defensor del Pueblo de Antioquia, Jaime Zapata, advirtió que 1.500 desplazados de la zona ya se albergan en Medellín y la capacidad de atención se podría desbordar.

El Ejército anunció que se desplegaron 1.030 soldados en esas veredas del Bajo Cauca para controlar el territorio y capturar a los responsables de causar la zozobra. Sin embargo, los campesinos señalan que no ha visto la presencia militar en las zonas más alejadas.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido