Por la muerte de la comerciante de Urrao, Alcira Noreña Zuleta, fueron condenados dos guerrilleros de las FARC, a permanecer 39 años en la cárcel, en un fallo confirmado por la justicia antioqueña.

El crimen motivado por el no pago de una extorsión se registró el 21 de junio de 2008 en el corregimiento La Encarnación de ese municipio del suroeste del departamento.

La sentencia recayó sobre los integrantes del frente 34 de esa guerrilla, Norbey Alberto Guisao Ochoa, alias “patepalo” y Santiago Ocampo Echeverri, conocido como “Mario”, culpables de homicidio agravado, extorsión y rebelión.