Bandas delincuenciales al servicio del Clan Úsuga cobran cien mil pesos o hasta cien dólares, para transportar migrantes ilegales desde el Urabá hacia Centroamérica, con destino final a los Estados Unidos. El cobro en pesos o en dólares, varía según el medio de transporte utilizado por los ilegales.


Así lo denunció el Mayor General Jorge Enrique Rodríguez Peralta, Director de la Dijín de la Policía, quien reveló que la Operación Agamenón contra el Clan Úsuga generó fracturas al interior de esta Bacrim por el control del trafico de migrantes.


En un comunicado que circula en el Urabá, supuestos integrantes del Clan Úsuga declaran objetivo mililitar a quienes persistan en traficar migrantes ilegales, practica que viene en aumento en esa región.


El director de la Dijín desmintió que el Clan Úsuga quiera acabar con esta actividad ilegal, ya que para el oficial es esta Bacrim la que controla y se lucra de las rutas de migrantes irregulares.