Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Las familias temen a que en cualquier momento el proyecto presente fallas y no les de tiempo ni de salir corriendo.
Las familias temen a que en cualquier momento el proyecto presente fallas y no les de tiempo ni de salir corriendo.
RCN Radio.

Un año después, los habitantes de Puerto Valdivia, norte de Antioquia, aún no recuperan su tranquilidad, viven en medio de una zozobra desde ese día -28 de abril de 2018-, cuando sonaron las alarmas en Hidroituango ante una amenaza de avalancha. La población debió ser evacuada y el corregimiento se convirtió en un pueblo fantasma”.

Desde entonces, el corregimiento fue declarado en alerta roja y hasta que EPM no tenga el control total de la obra, así se mantendrá. El alcalde, Jonás Darío Henao, confirmó que Puerto Valdivia afronta una crisis social, la más grande en toda su historia. "Las familias temen a que en cualquier momento el proyecto presente fallas y no les de tiempo ni de salir corriendo".

Lea también: Hidroituango: año de una emergencia que mantiene en vilo el futuro del proyecto

Hoy, mil familias continúan evacuadas, 400 más no deseen regresar a sus viviendas y 800 han retornado pero con pocas garantías, pues ya no tienen sus animales y cultivos, mismos con los que sobrevivían económicamente antes de la contingencia.

Meses atrás, cuando la alerta bajó, varias familias regresaron a sus hogares, abrieron sus negocios, pero la economía no repuntó. Hoy, nadie quiere visitar el corregimiento, desde ese 12 de mayo que la creciente del río Cauca arrasó con 74 viviendas y ocasionó daños en otras 239, nada ha regresado a la normalidad, destacó el alcalde.

Lea además: Derrumbes impiden paso de volquetas a casa de máquinas de Hidroituango

Por ahora, 132 familias de las casi dos mil que fueron evacuadas, siguen viviendo de los subsidios -arriendo y alimentación- que EPM les entrega. Sin embargo, aseguran que un millón de pesos mensuales no les alcanza para suplir sus necesidades básicas.

Mientras tanto, el gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, aseguró que trabajan en sellar definitivamente uno de los túneles de desviación del río Cauca, que hoy sigue taponado de forma natural, así la alerta se levantaría y todas las familias podrían regresar a sus hogares.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.