Cargando contenido

El interno dejó una carta agradeciendo a los dragoneantes y les pide perdón.

Visitas conyugales no deben ser únicamente de esposos
Foto referencial Ingimage

José Edilberto Muñoz Echavarría, un recluso sentenciado a 13 años de prisión por abuso sexual a menor de edad, de los cuales ya pagó nueve, se evadió de una granja ubicada en el interior de la Cárcel Nacional Bellavista, del Distrito Judicial de Medellín.

Sin embargo llamó la atención que el preso, ahora prófugo de la justicia, dejó una carta en la que explica su decisión ya que le espera una pena de más de 20 años.

En el escrito el hombre agradece a los dragoneantes por, al parecer, el buen trato que le brindaron durante su detención.

De igual forma les pide perdón, al parecer por la fuga, ya que esto les traería problemas.

“Me viene un proceso encima de más de 20 años, así que lo siento mucho. Gracias por todo señores dragoneantes, les suplico me perdonen, fueron buenos conmigo. De nuevo gracias. ATT: Muñoz”, dice el escrito.

Thumbnail

El defensor de derechos humanos de la población carcelaria en Antioquia, Jorge Carmona Vélez, confirmó la fuga y denunció que estos hechos ocurren porque el penal tiene apenas 40 custodios para más de tres mil internos.

Aseguró que la huerta no tiene vigilancia ni cámaras de seguridad y agregó que espera que no sean vinculados a la investigación los guardianes del centro carcelario.

Los defensores de derechos humanos responsabilizan de este tipo de hechos al hacinamiento de un 150 por ciento en el que conviven los internos en la cárcel de Bellavista, donde habitan más de 4.800 presos en un espacio construido para 2.200 personas.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido