Alias Botija. Foto: Cortesía_Policía Nacional.



Las autoridades de Medellín se declararon en alerta y aumentaron los dispositivos de seguridad para evitar hechos violentos, tras el homicidio del excabecilla de La Oficina, Luis Fernando Castaño Alzate, alias Botija, quien estuvo junto con alias Popeye en la fiesta de cumpleaños de Juan Carlos Mesa Vallejo, alias TOM, el 9 de diciembre cuando fue capturado el capo en una finca del municipio de El Peñol.

El comandante de la Policía Metropolitana, general Óscar Gómez Heredia, dijo que Botija pagó una condena por narcotráfico en Estados Unidos y no se descarta que estuviera involucrado nuevamente en el mundo criminal. Un grupo especializado avanza en la investigación de este crimen.

Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que la muerte de Botija, tenga relación con la detención de alias TOM, quien como jefe de la banda Los Chatas, manejaba el 70 por ciento del crimen organizado en el Valle de Aburrá, al servicio de La Oficina.

Explicó el general, que el aumento de los homicidios en la ciudad, no está directamente relacionado con la captura de “TOM” y obedece a retaliaciones entre los mismos integrantes de los grupos de delincuencia organizada, en el control por el microtráfico y las extorsiones.

De los 36 crímenes reportados durante el mes de enero, 11 tienen que ver con combos delincuenciales.