Con la condena de 27 años de prisión impuesta a dos miembros de La Odín Robledo, la justicia esclareció el asesinato del docente, Luis Manuel Hernández Areiza, baleado el 15 de enero de 2011, cuando se encontraba de vacaciones en la capital antioqueña. Ese día, según los investigadores, el profesor salió de la casa de unos familiares a una tienda cercana para comprar un helado y cruzó un territorio vedado por los delincuentes. El educador de 35 años de edad trabajaba en Bucaramanga, donde vivía con su esposa y dos hijos. Por el crimen, fueron condenados Juan Ernesto Ocampo Trujillo y Mateo Velásquez Usme, culpables de concierto para delinquir  y homicidio agravado.