Según la Federación Nacional de pirotécnicos, en el país 25 mil familias viven de la producción de pólvora para uso recreativo o de espectáculos. Durante el primer Encuentro interinstitucional por la protección de la vida,  que se realizará hoy en Plaza Mayor, representantes de este gremio quieren exponer la necesidad de políticas de seguridad sólidas que permitan que estas familias no pierdan su modo de sustento. Además, que  disminuyan de manera considerable los casos de personas quemadas con pólvora que se incrementan durante las fiestas de fin año. Carolina Carvajal, directora Ejecutiva  de Fenalpi, aseguró que el desconocimiento de la ciudadanía sobre la reglamentación del uso de estos elementos, ha generado la estigmatización de los polvoreros de tradición. En el encuentro, al que asistirán representantes del Ministerio del Interior, la Superintendencia de Industria y Comercio, laPolicía Nacional y el Departamento de Control de Comercio de Armas, Municiones y Explosivos, también se discutirá sobre la importancia de la profesionalización de los polvoreros artesanales e informales para consolidar una industria segura y de calidad.