Un equipo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar se desplazó hacia Segovia para verificar el estado de los derechos de los cinco hermanos del pequeño Matías Espitia, asesinado y enterrado en un lote de esa zona del Nordeste del departamento, donde la población continúa indignada y consternada por el infanticidio de este bebé de cuatro meses de nacido.

La Policía ya capturó a un hombre de 21 años de edad, hermano de la joven de 16 años que cuidaba al menor, quien sería el autor material de este asesinato. Sin embargo, aún se desconocen las motivaciones del presunto agresor y su estado sicológico.

Por eso también se verificará las condiciones de la menor que cuidaba a Matías, sostuvo la directora de Bienestar Familiar en Antioquia, Selma Patricia Roldán.

Al caer la tarde, una comunidad adolorida se movilizó por las calles de Segovia con velas, globos y camisas blancas para despedir al pequeño Matías, pero también para clamar justicia que impida que este tipo de violencia contra los menores se repita.