La Arquidiócesis de Medellín acompaña a la Organización de las Naciones Unidas, ONU, en la veeduría en territorio a los diálogos de paz con el ELN. La iglesia católica insistió en la necesidad de seguir conversando con esta guerrilla, pero les pidió sensatez para llegar a un bien común. El Arzobispo de Medellín, Monseñor Ricardo Tobón, insistió que si los atentados son una forma de presionar para dialogar, el país no tendría que estar dispuesto, toda vez que no es necesario seguir lastimando a los demás. Reiteró que la iglesia quiere seguir dialogando pero también quiere que la institucionalidad del país responda ante estos hechos para proteger a los ciudadanos indefensos. La iglesia pidió a los ciudadanos no ser indiferentes ante este proceso de diálogos. La Arquidiócesis lidera comisiones especiales en Santa Rosa de Osos y el barrio Santo Domingo de Medellín, para hacer veeduría a los diálogos por parte de la sociedad civil.