Cortesía/Incautación de cocaína en el Urabá antioqueño.

400 hombres de la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional adelantaron una operación en las que se incautaron doce toneladas de cocaína enterradas en caletas bajo tierra en cuatro fincas bananeras de Chigorodó y Carepa, en el Urabá antioqueño. Según información policial, esta droga pertenecía al Clan del Golfo y estaba bajo custodia de alias Mordisco, quien está a cargo del grupo Carlos Vásquez de esa estructura criminal que tiene sus tentáculos en Antioquia, Córdoba y Chocó. Junto al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y los altos mandos militares y policiales, el presidente Juan Manuel Santos arribó a Apartadó, donde calificó este golpe como el más grande contra el narcotráfico en el país porque “es la mayor incautación de clorhidrato de cocaína efectuada por la Policía Nacional en una sola operación”. Los estupefacientes fueron surtidas por unas diez organizaciones narcotraficantes de Chocó, Antioquia, El Catatumbo, los Llanos Orientales y otras regiones del país. En esa región de Antioquia ya se había dado otro gran golpe con la incautación de siete toneladas de coca que estaban camufladas en cajas de banano, práctica que ha sido recurrente por el Clan del Golfo para sacar la droga hacia Europa, Estados Unidos y Centroamérica. Por lo que ya son 20 toneladas de coca incautadas en los últimos dos meses en el Urabá antioqueño al Clan del Golfo.