Cortesía/Iglesia en el parque principal de Valdivia, Norte de Antioquia.

  Por lo menos diez hombres armados con fusiles y encapuchados asesinaron a Norlan Sierra Solís, administrador de una estación de gasolina, ubicada en el corregimiento Puerto Raudal de Valdivia, sobre la troncal a la Costa Atlántica. En el ataque quedaron heridas  en las piernas, la esposa  y una niña de 11 años, hija de la pareja. La secretaria de Gobierno de Valdivia, Ana María Uribe Zuleta, lamentó el crimen del comerciante de 31 años de edad, quien  gozaba de aprecio en la comunidad  y no había recibido amenazas de  muerte Uribe Zuleta pidió mayor presencia de la Fuerza Pública, porque en el sector del ataque no hay policía, ni ejército.  Los pobladores temen que grupos como las bandas  criminales y el ELN copen los territorios abandonados por las Farc.   Estos hechos se suman a la muerte violenta del joven John Édison Salazar Zapata, de 25 años, baleado por desconocidos  en las últimas horas en Puerto Raudal. En la misma troncal nacional, pero en la entrada al corregimiento Barro Blanco de Tarazá, la Fiscalía reportó el homicidio del mototaxista Jeison Cañas. Las autoridades iniciaron la investigación para capturar a los responsables de estos hechos de violencia.